La dieta micronutrición para perder peso de manera efectiva

La dieta micronutrición se basa en identificar el origen de los kilos de más para luego eliminarlos; los expertos han constatado que las moléculas que componen nuestra alimentación, inciden de manera directa en nuestro peso.

dieta-micronutricion

La dieta micronutrición se centra en comprender los efectos de estos nutrientes en nuestro organismo, ayudar perder peso y conservarte en buena forma.

Quizá te pueda interesar: 10 ejercicios para tener los glúteos perfectos

La dieta se divide en 4 grupos:

Grupo 1: Para los que pican entre horas y a todas horas; perteneces a este grupo si:

  • Si debes usar todos los medios necesarios para evitar estar agotada por la mañana, te gusta la soledad, y te cuesta imaginarte dentro de unos años.
  • Tus noches están marcadas por momentos de insomnio inesperados, y las tardes las pasas durmiendo la siesta siempre que puedes.
  • Saltas a la mínima crítica de una amiga.
  • Tus regímenes suelen terminarse por atacar todo tipo de dulces.
  • A media tarde no dudarías en comerte una tableta de chocolate.

Tus kilos de más provienen de cuando estas irritada y sueles comer chocolate, es muy probable que tengas falta de serotonina; una especie de antidepresivo natural, que ayuda a luchar contra la ansiedad; algunos estudios han demostrado que el azúcar favorece al nacimiento de esta molécula, pero el exceso de grasas impiden su desarrollo adecuado.

Para perder peso debes estimular la secreción digestiva de insulina como de otros azúcares, para que de esta manera sigas motivada y evites toda frustración.

  • Desayuno: Café o té sin azúcar, un huevo, 40g de pan completo, 5g de margarina rica en omega3.
  • Almuerzo: 300g de verduras verdes crudas o cocidas con una cucharadita de aceite ultra virgen, 150g de carne blanca, o 130g de carne roja, 1 o 2 veces por semana.
  • Merienda: 2 yogures de 20% en materias grasas y una pieza de fruta de temporada.
  • Cena: 300g de verduras verdes crudas o cocidas con aceite de oliva virgen extra, 90g de pescado, 1 de cada dos días, 5 cucharadas de lentejas, arroz o pasta, y un yogur natural.

Grupo 2: Para los que les encanta comer, perteneces a este grupo si:

  • Los kilos de más se localizan directamente en tu vientre.
  • Alguien de tu familia sufre diabetes.
  • En cuanto dejas el deporte, las tabletas de chocolate que conseguiste tener, se convierten en grasa.
  • El término “actividad deportiva” no se encuentra en tu vocabulario.
  • Te alimentas sobre todo de patatas fritas, donuts, y otro tipo de comida rápida.

Tus kilos de más provienen de una resistencia de insulina; esta es una hormona fabricada por el páncreas; la cual crea reservas de grasas en el tejido estomacal, para afrontar mejor los períodos de sequía, y regular así las tasas de glicemia.

Si consumes de manera elevada azúcar acentúa este almacenaje de ácidos grasos impidiendo su eliminación; pero no pierdas la esperanza, si aportas a tu cuerpo los nutrientes necesarios, podrás decir dirás adiós a tus kilos de más.

Debes controlar las ganas de azúcar de tu cuerpo, para frenar el exceso de insulina.

Debes de olvidarte de los bollos, caramelos, etc., que tomas entre comidas; elige azúcares complejos, como cereales completos, lentejas, etc., para que desaparezca la sensación de cansancio y aumente la sensación de saciedad; debes consumir fibras no digestivas, como la manzana, pan completo, arroz, etc., éstas frenan la circulación del azúcar en la sangre.

  • Desayuno: Café o té sin azúcar, dos lonchas de jamón York, 40g de pan integral, 5g de margarina rica en omega3.
  • Almuerzo: Uno de cada dos días, 300g de verduras verdes crudas o cocidas en una cucharadita de aceite de oliva virgen, 170g de carne o pescado, mariscos, almejas, etc., o 2 huevos, no más de 6 por semana.
  • Merienda: Yogur de soja natural o una pieza de fruta.
  • Cena: 200g de verduras verdes crudas o cocidas en una cucharadita de aceite de oliva virgen, 90g de carne blanca.

Grupo 3: Los que gustan de productos “ligth”, perteneces a este grupo si:

  • Tienes la piel seca, las uñas débiles.
  • Los ojos se te caen de sueño.
  • Al despertar tienes tus dedos hinchados, y tus tobillos se hinchan cuando vuelves por la noche, tras una intensiva jornada de trabajo.
  • Las frutas y verduras no suelen estar muy presentes en tus platos.
  • Para evitar engordar has optado por tomar productos light.

Tus kilos de más provienen de la falta hierro, magnesio y Omega 3; estos nutrientes son esenciales y tienen un papel primordial en nuestro organismo; la falta de hierro afecta a las tiroides, y pasa lo mismo con el yodo, indispensable en la síntesis de hormonas tiroidales; el magnesio es lo que une células, tejidos y órganos; cuando tienes carencia de ello, es más difícil que se dé la conexión de músculos y neuronas; y la ausencia de Omega 3 favorece, entre otros, la combustión de grasas.

Si deseas perder peso es inútil comer menos; simplemente, debes aportar a tu organismo lo que realmente necesita.

Identifica tus carencias y asúmelas; debes restaurar de manera natural el metabolismo adecuado de tu organismo.

Debes consumir frutas y verduras ricas en minerales y vitaminas; debes aporta magnesio y potasio que están en los cereales integrales; no debes rechazar todas las grasas, no todas son malas; un plato debe tener entre 30 a 35% de calorías.

  • Desayuno: Café o té sin azúcar, 7 cucharadas soperas de queso blanco de 20% en materias grasas, 40g de pan integral y 5g de mantequilla o margarina, rica en Omega 3.
  • Comida: 5 cucharas de arroz, pasta, o 300g de verduras verdes crudas o cocidas con una cucharada de aceite de oliva virgen, 170 g de pescado, fruta de temporada.
  • Merienda: 1 yogur natural, 2 melocotones secos y 2 nueces.
  • Cena: 200g de verduras crudas o cocidas en una cucharada de aceite de oliva virgen, 90g de carne blanca y un yogur de soja natural.

Perfil 4: Para todas las que tienen eterno vientre hinchado, perteneces a este grupo si:

  • Sueles saltarte el desayuno.
  • Sufres de ardores de estómago.
  • Por la noche tu vientre se suele hinchar y no sabes la causa.
  • El estrés te provoca horribles dolores de estómago.
  • No puedes prescindir de los productos lácteos.

Tus kilos de más provienen del desorden de tu flora intestinal; la flora intestinal acoge numerosas bacterias activas que se nutren de nutrimentos y azúcares para sintetizar las vitaminas, digerir la fibra y estimular nuestras defensas inmunitarias; la flora intestinal fabrica ácidos grasos buenos y malos, como el butirato, el cual minimiza la aportación calórica y aumenta la sensación de saciedad, o bien el acetato, el cual, favorece el aumento de peso.

Poniendo un poco de orden en tus comidas, tus dolores pasarán a formar parte del pasado; y además, alcanzarás tu objetivo de perder peso sin dificultad.

Para perder peso debes dedicar 20 minutos, como mínimo, a tus comidas; de esta forma notarás la sensación de saciedad; debes optar por frutas y verduras cocidas, da prioridad a los alimentos como el brócoli, los champiñones, los guisantes; debes evitar las verduras u hortalizas crudas; y disminuye el consumo de productos lácteos.

Quizá te pueda interesar: Recetas de galletas saludables

  • Desayuno: Café sin azúcar, 1 fermentina (leche fermentada rica en probióticos), 40g de pan con cereales, 5g de margarina con omega 3.
  • Almuerzo: 300g de verduras cocidas con una cucharadita de aceite de colza, 150g de carne blanca, cada dos días 50g de pan integral o dos patatas pequeñas.
  • Merienda: 1 yogur de soja con frutas.
  • Cena: 300g de verduras cocidas con una cucharadita de aceite de colza, 90g de pescado, 1 compota de manzana sin azúcar.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.