Los mejores antidepresivos naturales

La definición exacta de la depresión es que es un trastorno del estado de ánimo en el que uno se siente abatido, infeliz y culpable, por lo cual siente una gran dificultad para disfrutar de la vida cotidiana.

antidepresivo-natural

Lo recomendable es acudir a un especialista y tratar este inconveniente bajo un tratamiento específico y detallado para cada uno, también existen a nuestro alcance alimentos que actúan como antidepresivos naturales, ya que nutren y regulan nuestro sistema nervioso, lo cual permite que reforcemos de una u otra manera el proceso.

Quizá te pueda interesar: Los beneficios del ejercicio físico en nuestra salud

El día de hoy aprovecharemos para compartir contigo los alimentos y algunos consejos que ayudarán en el tratamiento de la depresión.

Existen antidepresivos naturales, tales como:

  • El magnesio, que encontramos en las nueces, las verduras de hoja verde, los aguacates.
  • El triptófano, presente en el cacao
  • Los ácidos omega 3 de las semillas de lino o las sardinas
  • La vitamina B12, que contienen las sardinas, los huevos, los derivados lácteos
  • El ácido fólico, presente en la fruta y en las verduras de hoja verde.

Podríamos tomar algunos de estos nutrientes como suplemento, según la opinión de un especialista.

Entre los otros alimentos recomendados son la avena, los garbanzos, las mandarinas, las castañas, los berros, las semillas de calabaza y de girasol.

También son recomendadas las infusiones de hipérico, jengibre, romero, regaliz u orégano.

Y los alimentos que debemos evitar son:

  • La carne en exceso.
  • las grasas saturadas.
  • El Aspartamo (edulcorante artificial).
  • Los colorantes artificiales.
  • El azúcar blanco.
  • Las golosinas.
  • Las bebidas artificiales.
  • El alcohol.
  • El café.
  • El té negro.

De igual manera, a nivel externo podemos disfrutar de los beneficios antidepresivos y sensoriales de los siguientes aceites esenciales:

  • orégano.
  • lavanda.
  • manzanilla.
  • bergamota.
  • geranio.
  • jazmín.
  • limón.
  • madera de sándalo.
  • mandarina.
  • melisa.
  • naranja.
  • neroli.
  • petitgrain.
  • pomelo.
  • salvia clara.
  • verbena de limón.
  •  ylang-ylang.

Una vez lo hayamos escogido podemos utilizarlo en un difusor aromático o bien mezclándolo con nuestra crema hidratante, aplicándolo a nuestra ropa o como se nos ocurra.

Es recomendable según diversos estudios realizados por terapeutas, que hay que buscar el origen del problema, ya que suele haber un conflicto; quizás la persona está haciendo algo que no quiere hacer, quizás tenga una acumulación de rabia o tristeza contenida; para tratar estas cuestiones emocionales recomendamos la homeopatía y las Flores de Bach, ya que no tienen contraindicaciones ni efectos secundarios, y se pueden tomar a cualquier edad.

Un problema que aqueja son los desequilibrios psíquicos, los cuales son cada vez más habituales y en personas más jóvenes; uno de los factores que puede haber influido en ello es la falta de contacto con la naturaleza; el color verde es un equilibrante natural y los baños de sol son imprescindibles especialmente cuando no estamos bien.

Existen algunas personas que intuitivamente sienten esa necesidad, pero en realidad todas lo necesitamos; si vivimos en una ciudad, al menos los fines de semana deberíamos intentar buscar entornos naturales.

Quizá te pueda interesar: Los 7 mejores ejercicios abdominales

Un factor que influye mucho es la respiración; hoy en día respiramos lo justo para sobrevivir, pero cada célula de nuestro organismo necesita oxígeno, por lo que si no se lo damos la estamos sometiendo a una situación de estrés; es importante aprender a respirar correctamente, y para ello podemos realizar algún tipo de terapia (yoga, tai-chi, antigimnasia, feldenkrais)

Una excelente manera de mejorar la respiración y generar endorfinas, las hormonas de la felicidad, es realizando ejercicio habitualmente; muchas personas creen que el ejercicio es necesario sólo para conseguir un peso correcto, pero el ser humano ha realizado ejercicio siempre, antes para sobrevivir, y ahora más bien por una cuestión estética; pero, al fin y al cabo, lo importante es hacerlo.