Pierde rápido peso con la dieta del ayuno intermitente

La dieta del ayuno intermitente es la práctica de no comer durante un periodo de tiempo, normalmente de 20 a 30 horas; con el cual experimentarás beneficios mentales, físicos y en tu esperanza de vida.

dieta-ayuno-intermitente

Antes de empezar con esta dieta debes de determinar si el ayuno es la herramienta adecuada para conseguir tu meta de bajar de peso; esto te dará fuerza mental extra para seguir ayunando en caso de que la necesites; algunos objetivos que funcionan con el ayuno intermitente incluyen:

Quizá te pueda interesar: Matt Bradley y Hannah perdieron 60 kilos para su boda

Podrías reducir el tiempo que pasas comiendo, ya que tus comidas serán menos pero más largas.

La ventaja inmediata de seguir la dieta del ayuno intermitente es la perdida de la grasa corporal; además incrementa los niveles de epinefrina, mejorando la concentración y la lucidez; también incrementar el crecimiento de los niveles de hormonas, aumentando la masa de los huesos, órganos y músculos.

Otro beneficio que podemos obtener al seguir la dieta del ayuno intermitente es incrementar la autofagia y funciones inmunes asociadas, ayudándote a combatir infecciones y similares.

Deberás de elegir cuándo será tu última comida por este periodo; algunos eligen comer o no comer de manera diaria, pero la gente a la que le gusta tener un orden en sus vidas hacen un horario como “Ayunaré un día sí y un día no” o “No comeré los lunes o jueves”.

También deberás de reduce los síntomas incómodos u otros malestares de la abstinencia producto de la desintoxicación; para ello, comienza a ayunar poco a poco al modificar tu dienta para que puedas disminuir el consumo de alimentos procesados, tales como cereales o barras de granola, barras proteínicas y caramelos, carnes productos lácteos, refrescos; en su lugar, incluye más verduras y frutas.

Referente a la última comida, hay gente que se da un pequeño atracón, aunque esto significa que pasarás más tiempo digiriendo la comida y menos en la fase de “adaptación al ayuno” de tu periodo de abstinencia a la comida.

Los beneficios de la dieta del ayuno intermitente viene principalmente de las restricciones de carbohidratos y calorías; el agua está bien, así que puedes beber tanto como quieras, y un snack de unas 200 calorías de proteínas o grasa no tendrá un gran impacto en la efectividad del ejercicio.

Para volver a comer de nuevo, no necesitas una preparación especial; para mantener tu cuerpo hidratado es importante para facilitar la desintoxicación y conservar tu cuerpo en un estado óptimo de curación.

Acordémonos que la dieta del ayuno intermitente significa abstenerse de comer durante un día y cualquier momento que haya entre la cena del día anterior y el desayuno del día siguiente. Para la mayoría de la gente, esto es un ayuno de 33 horas con un espacio de 15 horas para comer.

El problema de comer muchos carbohidratos, especialmente si es la última comida, es que te hace tener hambre con mayor prontitud cuando estás ayunando.

Quizá te pueda interesar: Cómo combatir el insomnio

Es muy probable que las primeras sesiones de ayuno pueden provocar síntomas incómodos debido a un reajuste de las fuentes de energía corporales y a la descomposición de las toxinas en el cuerpo mientras desplaza su atención desde el sistema digestivo hacia los demás órganos; estos síntomas incluyen dolores de cabeza, náuseas, hambre mental, entumecimiento, estreñimiento, aumento de moco, erupciones en la piel o fatiga.

Es recomendable que consultes a tu médico antes de empezar la dieta de ayuno intermitente; de igual manera no debes de hacer esta dieta si estás embarazada.

En caso tengas un historial de desórdenes alimenticios, deberías tener cuidado al adoptar un régimen de ayuno intermitente; porque deberás de conseguir que alguien te vigile con cuidado para asegurarse de que no llevas el ayuno a un extremo excesivo.

Artículos Relacionados

Leave a Comment