La dieta natural te hace perder peso sin rebote

Con la dieta natural para perder 9 kilos en 6 semanas, lograras alcanzar tu meta y vencer a la balanza sin preocuparte de efectos secundarios negativos; el autor de la dieta natural, Venice Fulton, promete que perderás peso, tonificarás todo el cuerpo, adelgazarás los muslos, tendrás un vientre más plano y una piel, uñas y cabello más sanos; su programa parte por desechar las mediciones más usadas y conocidas para establecer el peso y la grasa corporal del cuerpo.

dieta-natural

La dieta natural estipula que no hay límite en cuanto al peso que se quiere perder aunque recomienda no más de 10 kilos en determinado tiempo, porque de lo contrario se pierde musculatura; y el tiempo recomendable son 6 semanas para que la perdida sea de grasa, no de peso líquido ni de peso músculos.

Quizá te pueda interesar: Los grandes beneficios de salir a caminar

La dieta natural se puede dividir en tres tipos, ola (5 kilos en 6 semanas), llamarada (7 kilos en 6 semanas) y terremoto (10 kilos en 6 semanas), los cuales implican diferentes grados de dificultad y disciplina; cabe recalcar que no se debe hacer ejercicio excesivo porque eso termina haciéndole mal a todo el cuerpo, como al sistema inmunitario, las articulaciones y el sistema químico; por eso debes evitar hacer más de 2 horas diarias de ejercicio.

Existen varias claves para que la dieta natural de los resultados esperados:

Saltarse el desayuno: Todos sabemos que el desayuno es fundamental, pero la dieta natural dicta que si el cuerpo no tiene energía corriendo por la sangre porque la quemó en la noche, al despertar, en vez de darle combustible, se le debe obligar a ir a gastar el combustible almacenado; es simple, dice, no se puede quemar grasa si se tiene mucha energía circulando en el sistema; no desayunar ayuda a comerse la grasa corporal.

Baño reductor: Debes darte todos los días una tina de agua templada a fría; la temperatura del agua debe estar entre los 20 y 15 grados Celsius para obligar al organismo a bajar su temperatura corporal y activar el metabolismo; se debe sumar el cepillado del cuerpo para activar el sistema linfático; si no se tiene la posibilidad, entonces, darse una ducha sirve; todo por un máximo de 15 minutos; en las mujeres este baño tiene un gran efecto al reducir sus muslos.

Café y té: Después de despertar y bañarse, lo primero que debemos ingerir es café o té negro que concentren cafeína; esta estimula el sistema nervioso central y hace que se queme más grasa; la cafeína, sostiene, hace que las células grasas se abran y vacíen su contenido al torrente sanguíneo y para poder quemarlas no se le puede combinar con ningún tipo de caloría; o sea, tomar café sin azúcar, sin leche y sin ningún otro acompañamiento; lo otro que se debe sumar al plan es el té verde, que hace que se reduzca el apetito, ayuda en la quema de grasas y hace que la insulina mejore su tarea de absorber el exceso de carbohidratos; la medida es de dos a 4 tazas diarias sin azúcar.

Hacer ejercicio: Hacer ejercicio más rápido no significa que el resultado sea mejor, por lo que se debe apostar por el ejercicio sin excederse; se recomienda correr, o bailar, antes que hacer sentadillas, porque lo primero usa más músculos; debe ser todos los días, en la mañana.

Comer tres veces al día: Comer tres veces calma el apetito; esto implica almorzar temprano, comer algo a media tarde y cenar dos horas antes de irse a dormir; y hacerlo lento, o sea, en no menos de 20 minutos.

Comer proteínas: Esto es fundamenta porque no las produce el cuerpo; ayudan a controlar el apetito y deben estar en todas las comidas; la porción; fácil, la mitad del plato que se vaya a consumir y que no vayan acompañadas de muchos carbohidratos.

Limitar los carbohidratos: Es verdad que no se necesitan para vivir, pero la dieta propone que sean la otra mitad del plato, pero no en su tamaño; si se mantienen en niveles sensatos, el cuerpo perderá grasa corporal; lo sorprendente es que en un primer momento, no importa la calidad de los carbohidratos, sino la cantidad (no deben superar los 120 grs diarios); o sea, el carbohidrato puede venir de la Coca-Cola o del brócoli; ojo en el hecho de que los ‘carbohidratos rápidos’ llegan demasiado pronto al estómago lo que hace que antes de que actúe la leptina (indicador de saciedad) se coma muchos más; los carbohidratos rápidos son los líquidos (Coca-Cola o batidos) y por ello recomienda los que tienen más fibra que se comen lento (arroz); si los carbohidratos se digieren rápido se convertirán en glucosa e impedirán quemar el combustible reservado en grasa; se deben descartar los ‘carbohidratos furiosos’ asociados principalmente al azúcar, porque ellos sí que bloquean la leptina, disparan la insulina y la dopamina, que los convierte en adictivos.

Cuidado con la fruta y vegetales sin límite: Las frutas tienen fibra y por eso necesarias, pero no hay que engañarse con ella, son altas en azúcar llamada fructosa y ésta hace que la insulina deje de trabajar; se recomiendan la palta, arándanos, pomelos, limones, piñas, ciruelas, frutillas y tomates; y descartar los damascos, higos, mangos, duraznos, peras, pasas; no más de dos piezas al día, nunca en la noche; sobre los vegetales se entienden por las hojas verdes, los otros son carbohidratos de fibra como el choclo, las habas, la zanahoria, la beterraga.

Hacer pesas: Es recomendable hacerlo una vez cada 10 días para tonificar el cuerpo.

Inflar globos: Esto resulta el mejor mecanismo para conseguir un buen abdomen; hacerlo de pie, de preferencia en la noche, alternadas, después de unas horas de haber cenado y usar globos duros, que se desechan cada vez; primero hacerlo 10 veces, la vez siguiente, 12 y así hasta llegar las 20 veces en plan de mantenimiento.

Dormir y combatir el estrés: El estrés librea cortisol, y esto no es buena compañía porque hace que la energía no utilizada se convierta en grasa; hacer ejercicio ayuda a absorber los carbohidratos liberados por el estrés; y dormir bien activa el metabolismo.

Quizá te pueda interesar: Cómo hacer ejercicio para mejora el aprendizaje y la memoria

Tomar agua: Solo la necesaria para que funcionen todas las células; esto quiere decir que debemos hacerlo cuando se tenga sed y evitar las saborizadas porque desactivan el apetito y la quema de grasas.

Platos chicos: Suficiente con los platos de 23 cm. de diámetro, porque se come con los ojos; achica las tazas también.