¿Sigues sin bajar de peso? Puede ser la tumba metabólica

Si eres de las personas que tienen un régimen en el cual comes pocas calorías y haces mucho cardio, es normal que bajes de peso. Sin embargo, hay personas las cuales no llegan a bajar de peso, ¿a qué se debe esto?

Lo que puede suceder es caer en las tumbas metabólicas.

¿Qué es una tumba metabólica?

Tu estancamiento puede deberse a una tumba metabólica.

Cuando se ingiere menos calorías de las que gastamos, lo normal es que nuestro cuerpo desencadene una serie de mecanismos, los cuales compensan esa pérdida de calorías para seguir manteniéndonos vivas. Lo normal es que bajes de peso, sin embargo en algunas ocasiones nuestro cuerpo requiere mantener nuestros niveles de masa corporal. Por ello, tu cuerpo niega soltar esa grasita como si tu vida dependiera de ello, ocurriendo así una tumba metabólica o cómo es más conocida, estancamiento de peso.

Cuando se comienza un nuevo régimen dietético, todo comienza bien, pues ves que tu peso se empieza a reducir. Sin embargo, en unas semanas el metabolismo se acostumbra a esas pocas calorías que consumimos, haciendo que nos acostumbremos a comer poco.

Para ti, lo que era antes una dieta hipocalórica, para tu cuerpo se vuelve una dieta monocalórica, pues consume lo mismo que se quema. Este proceso que indudablemente te lleva a la tumba metabólica es conocido como termogénesis adaptativa.

Razones del porqué nos estancamos

El estancamiento no sucede de la nada.

Existen muchas razones por las cuales caigamos en un estancamiento, entre ellas tenemos:

– Consumimos más calorías de las que pensamos.
– Quemamos menos calorías de las que pensamos.
– Mantenemos la misma ingesta de calorías durante todo el proceso de la dieta.

También te puede interesar: La dieta natural que te hace perder peso sin rebote

Si aún no logras entender del todo, te mostramos algunos ejemplos:

Ejemplo 1: Carla tiene un metabolismo basal de 2000 calorías al día. Si quiere adelgazar, se prepara con una dieta de 1700 calorías. Las primeras semanas empieza a perder peso, pero de repente deja de adelgazar por termogénesis adaptiva, pues su cuerpo se adaptó a la nueva situación. Carla se desanima notoriamente y abandona su régimen de 1700 calorías, volviendo a comer como antes incluso más, regresando a su peso normal, incluso hasta con más kilitos.

Otro caso es el de Ana, quien tiene una dieta hipocalórica y realiza mucho cardio para poder bajar de peso. Termina pasándole lo mismo que a Carla y deja de adelgazar, llegando a un momento donde su cuerpo se acostumbra a su estilo de vida. Ella se dedica a hacer más ejercicio, creyendo que así bajaría más rápido de peso. Hay un efecto, reduce su peso, pero a costa de desgastar sus músculos y no su grasa, por lo que se vuelve a estancar.

¿Cómo podemos salir de la tumba metabólica?

Una buena forma de salir de este estancamiento es realizar una dieta de mantenimiento.

Para salir de este odioso círculo, te tenemos buenas noticias por es posible. Para lograrlo, tenemos que volver a estabilizar nuestro metabolismo, igual que en una dieta de mantenimiento durante un tiempo.

Luego de estabilizar nuestro metabolismo, podemos volver a utilizar un régimen hipocalórico, siempre bien pensada desde un comienzo.

La meta es llegar a un déficit de 500 calorías diarias, bajando poco a poco. Una excelente manera de crear este déficit es bajar de 100 en 100 calorías cada semana.

La mayoría de personas cambian su peso al cambiar sus hábitos alimentarios, pues priorizan verduras y frutas, disminuyendo los carbohidratos refinados. Otra vía es hacer mucho más ejercicio, pues las actividad permite comer lo mismo o hasta más.

Recuerda que no tienes que sobreesforzarte para bajar de peso, de vez en cuando puedes hacer una dieta de mantenimiento con más calorías y más deliciosa y variada. Tu salud siempre será antes que cualquier pérdida.

Artículos Relacionados