Evita el efecto yoyó: La dieta de mantenimiento

Si acabas de llegar a tu peso ideal pero no sabes como evitar el efecto yoyó, ¡Te traemos la solución! Esta es la dieta de mantenimiento.

El remedio para el efecto yoyó: la dieta de mantenimiento

La dieta de mantenimiento es la solución perfecta para evitar el temido efecto rebote que es producido tras terminar algún régimen o una dieta en la cual hayamos restringido una gran cantidad de calorías o hayamos eliminado un grupo de alimentos.

Fue creada especialmente para personas que ya han llegado a su peso ideal y no quieren recuperar los kilos perdidos. Usualmente cuando una persona alcanza su peso ideal después de hacer una dieta debe llevar una dieta de mantenimiento pues si comes de golpe como lo hacías antes es casi probable que volverás a ganar el peso perdido.

Quizás te interese: ¡La dieta que te hace perder 10 kg! Dieta crash

Si queremos evitar el efecto rebote debemos hacer una reintroducción progresiva de los alimentos, con un aumento paulatino de el número de calorías con el cual podremos hacer que el organismo se acostumbre a un aporte calórico superior sin la necesidad de ganar peso.

Hay muchas formas de hacerlo, pero la mayoría recalca que debes llevar un estilo de vida saludable que combine un correcto aporte calórico que sea combinado con una actividad física diaria.

El efecto yoyó: ¿Por qué sucede?

Cuando estamos a dieta, normalmente respetamos las premisas que se nos recomiendan. Al terminarla, muchas personas quieren comer todos los dulces que no han comido y dejar de hacer todo lo que indicaba la dieta. Para evitar el efecto rebote te hemos preparado esta dieta de mantenimiento que hará que puedas volver a comer como antes sin problema alguno.

Recomendaciones

Te podemos dar algunas recomendaciones claras, las cuales debes seguir al pie de la letra para evitar el temido efecto rebote. La premisa es clara, debemos de cumplir con una dieta equilibrada, acompañada de ejercicio físico. Apostaremos por una cocción saludable en la cual no van a abundar las grasas, ni los productos preconizados para así evitar la adición de calorías vacías.

En el momento en que pensamos que estamos viviendo siempre a dieta es cuando nos descarrilamos. Para evitar eso, te vamos a contar que este sistema es más permisivo el cual se basa en una combinación de premios para compensar el esfuerzo que realizamos con el.

Esta dieta tiene como intención que permanezcamos al menos 5 días a la semana comiendo sano para después darnos un capricho en una cena y una comida el fin de semana.

Menú semanal de la dieta de mantenimiento

LUNES

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Pollo asado con verduras al vapor (se permite aromatizarlo con especias).
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Sopa de verduras y pescado a la plancha.

MARTES

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Una ración de pescado (excepto crustáceos o moluscos) asado al horno o al vapor con verduras hervidas.
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Crema de verduras y macedonia natural de frutas de temporada.

MIÉRCOLES

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Ensalada y pechuga a la plancha + un yogur.
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Merluza en salsa verde con guarnición de verduras al vapor.

JUEVES

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Una ración de carne de ternera a la plancha y verdura hervida.
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Berenjenas rellenas de verdura y carne picada.

VIERNES

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Una ración de carne de ternera a la plancha y verdura hervida.
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Berenjenas rellenas de verdura y carne picada.

SÁBADO

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Una ración de pollo a la cazuela con verduras.
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Un plato de pasta o pizza acompañado de ensalada y un ligero postre.

DOMINGO

Desayuno
Una tostada con pavo, jamón york o serrano con un café o infusión y un zumo o una pieza de fruta (se puede sustituir la tostada por cereales o por 6 galletas y el jamón por queso fresco o por un huevo).
Media Mañana
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Comida
Ensalada verde con pechuga a la plancha y un huevo cocido o en tortilla.
Media Tarde
Un zumo natural de naranja o una pieza de fruta o un té verde.
Cena
Yogur con fruta troceada y una infusión.

No te olvides de conversar con tu nutricionista antes de empezar y terminar cualquier dieta para que te aconseje a fondo. Esta dieta es una esquema que puede ser modificado según las necesidades calóricas de cada persona. Esta fue la dieta de mantenimiento.

Artículos Relacionados