3 recetas de cremas ligeras perfectas para ti

Si buscas bajar de peso de una manera fácil, te presentamos estas 3 recetas de cremas ligeras perfectas para ti con las que podrás adelgazar.

Una de las formas más efectivas de perder peso paulatinamente es reemplazar el típico almuerzo por una comida más ligera rica en vegetales. Si es que quieres empezar a perder peso aplicando este método, te traemos estas 3 recetas de cremas ligeras perfectas para ti

1. Crema de maíz y coliflor con menta

Ingredientes

  • 750 g coliflor
  • 1 lata grande de maíz dulce
  • Una cebolla
  • 450 ml de caldo o agua
  • 2 cucharadas de salsa de menta
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Pelamos la cebolla y la cortamos en aros finos o en plumas.
  2. Ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra en la olla rápida a fuego alto (10/12). Cuando notemos que desprende calor pero sin que llegue a echar humo añadimos la cebolla con un poco de sal y la sofreímos hasta que empiece a tomar color removiendo de vez en cuando.
  3. Mientras tanto cortamos la coliflor en trozos no muy grandes.
  4. Cuando la cebolla esté ligeramente dorada, añadimos el caldo -o el agua con un poco de sal y nuestra corteza de queso que habremos raspado bien con el cuchillo-, la coliflor y el maíz dulce escurrido menos tres cucharadas que reservaremos para la decoración.
  5. Cerramos la olla, esperamos a que suba la válvula, bajamos el fuego (5/12) y dejamos cocer 5 minutos. Apartamos del fuego y abrimos la olla cuando la válvula haya bajado indicando que la presión en el interior ha disminuido y podemos abrir la olla sin peligro.
  6. Retiramos la corteza de queso y trituramos con una batidora de brazo hasta obtener una crema fina y homogénea (yo siempre lo hago en un bol porque odio meter la batidora en las ollas, manías).
  7. Rectificamos de sal si es necesario y servimos con una cucharada de salsa de menta y el maíz que hemos reservado por encima.

2. Crema de guisantes con menta

Ingredientes

  • 350 g de guisantes congelados
  • 200 ml agua
  • 15 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Una cucharada de zumo de limón o vinagre blanco
  • 1 cucharada de salsa de menta
  • Sal al gusto

Preparación

  1. En un cazo ponemos el agua y la mantequilla a calentar con el fuego a tope (12/12).
  2. Cuando rompa a hervir, añadimos los guisantes congelados, el azúcar y el zumo de limón o el vinagre blanco. Esperamos a que recupere el hervor (tardará un par de minutos), bajamos el fuego (6/12) y dejamos cocinar 5 minutos más (si son congelados, conviene consultar las instrucciones de la bolsa sobre el tiempo de cocción porque puede variar en función del tamaño de los guisantes).
  3. Escurrimos los guisantes pero sin tirar el caldo de cocción. Los trituramos con la batidora, añadimos la cucharada de salsa de menta y caldo hasta obtener la consistencia deseada. Yo suelo añadirlo todo.
  4. Añadimos sal al gusto, terminamos de triturar y servimos. Si queremos una textura más fina se puede pasar por un colador chino.

3. Crema de espárragos trigueros y manzana con queso Gorgonzola

Ingredientes

  • Espárragos trigueros, 2 manojos
  • Manzana, 1 grande ó 2 pequeñas
  • Una cebolla
  • ½ puerro

Quizás te interese: 4 recetas de sopas dietéticas para adelgazar

  • 2 dientes de ajo
  • 80 g de queso Gorgonzola
  • Ochenta ml de ata líquida
  • Sal
  • AOVE

Preparación

Para preparar la crema de espárragos: trigueros

  1. Lavamos bien los espárragos para quitarles cualquier resto de tierra o suciedad y los cortamos en trozos. Reservamos unas puntas para decorar.
  2. Ponemos un poco de aceite en una cazuela y sofreímos la cebolla con el puerro y  los dos dientes de ajo laminados durante unos 5 minutos a fuego medio. Añadimos los espárragos y las manzanas troceadas. Rehogamos durante unos 10 minutos a fuego medio.
  3. Cubrimos con agua, salpimentamos ligeramente y dejamos cocer hasta que la verdura esté tierna, vigilando que no se quede sin líquido. En mi caso han sido unos 10 minutos.
  4. Retiramos la cazuela del fuego. Con ayuda de una batidora trituramos la verdura con algo del agua de cocción. Iremos añadiendo el caldo poco a poco hasta conseguir la textura que más nos guste, más o menos espesa. En casa nos gusta ligerita. Probamos y rectificamos de sal. Opcionalmente la podemos pasar por el chino o un colador para quitar los hilos que pudieran quedar y que quede una textura más fina.

Para hacer la crema de queso:

  1. Ponemos a calentar la nata en un cazo, y cuando haya cogido temperatura añadimos el queso, que se fundirá rápidamente. Removemos bien. Para hacer la decoración nos vamos a ayudar de un biberón de salsear. Lo rellenamos con esta mezcla y reservamos.
  2. Mientras se hace la crema, salteamos las puntas de espárragos reservadas para la decoración. Las salpimentamos y cocinamos durante unos minutos.
  3. Repartimos la crema de espárragos trigueros en cuencos, vasos o platos individuales.
  4. A continuación, vamos a hacer el adorno, para que le dé un bonito contraste de color y también de sabor. Ayudándonos del biberón de salsear, hacemos una espiral con la crema de queso sobre la crema de trigueros, empezando desde el centro del plato hacia fuera. Con un palito de brocheta vamos a ir trazando líneas: empezamos desde el centro de la espiral hacia fuera, limpiamos el palito, la siguiente línea hacemos al revés, desde fuera de la espiral hacia el centro. Así sucesivamente, acordándose de limpiar el palito entre una línea y la siguiente.
  5. Decoramos con las puntas de espárragos salteadas en la sartén. Si no nos hemos acordado de reservar unas puntas, también le irían muy bien como decoración unas nueces troceadas.

Antes de incluir cualquier receta nueva a tu alimentación normal, debes de consultar con tu nutricionista para asegurarte que estás consumiendo los nutrientes necesarios para tu cuerpo. Recuerda que tu salud es primero. Estas fueron 3 recetas de cremas ligeras.

Artículos Relacionados