Desayunos dietéticos para calmar el estrés

¿Quieres lidiar con el estrés del día a día mientras cuidas de tu alimentación? Prueba estos desayunos dietéticos para calmar el estrés.

El estrés afecta a muchísimas personas alrededor del mundo, y para algunos puede resultar muy difícil de manejar. Si no sabes como empezar a aliviar ese estrés que nos afecta día a día, puedes empezar cambiando tu alimentación. Si no sabes que preparar para tus mañanas, prueba estos desayunos dietéticos para calmar el estrés.

Porridge de avena con plátano

Ingredientes

  • 3 tazas de leche semidesnatada (500cc)
  • 1 taza de copos de avena
  • 2 cucharadas de miel
  • 6 nueces
  • 1 plátano.

Preparación

En un cazo colocar la leche y la miel y llevar a hervor revolviendo ocasionalmente para que la miel se disuelva completamente. Cuando alcance el punto de ebullición incorporar la avena en forma de lluvia y revolver constantemente para que no se formen grumos.

Cocinar unos 5 minutos y retirar del fuego.

Servir en recipientes individuales y por encima colocar rebanadas de plátano y nueces picadas. Si se desea se puede agregar semillas, canela, uvas pasas, orejones picados u otros ingredientes a gusto.

Galletas de plátano y coco con pipas de girasol

Ingredientes

  • Plátano 1
  • Coco rallado 50 g
  • Pipas de girasol 20 g

Preparación

Para elaborar estas sanas y sabrosas galletas de plátano y coco con pipas de girasol sólo necesitamos formar un puré con la pulpa del plátano por lo que siempre será recomendable que esté maduro.

Mezclamos el puré con el coco rallado y las pipas de girasol hasta formar una mezcla homogénea no demasiado sólida y con ayuda de una cuchara colocamos pequeñas cantidades de la mezcla en una placa para horno antiadherente o previamente aceitada.

Quizás te interese: Almuerzos dietéticos para lidiar con la ansiedad y estrés

Damos forma de galletas circulares intentando que queden lo más finas posibles y llevamos a horno muy bajo (150° o menos) por aproximadamente 50 minutos, girando a mitad de cocción para obtener unas galletas crujientes y doradas. Una vez finalizada la cocción dejamos enfriar dentro del horno con la puerta semi abierta para que se terminen de secar y queden bien firmes.

Galletas de avena y frutos secos

Ingredientes

  • Huevos L 2
  • Calabaza triturada 150 g
  • Canela molida 2.5 ml
  • Esencia de vainilla 2.5 ml
  • Sal una pizca
  • Copos de avena 170 g
  • Semillas de chía una cucharadita
  • Semillas de lino una cucharadita
  • Almendras crudas picada, en bastones o laminadas 50 g
  • Uvas pasas 50 g

Preparación

La receta es tan sencilla como mezclar, formar y hornear. Primero hay que precalentar el horno a 180ºC y preparar una o dos bandejas cubriéndolas con papel sulfurizado, o algún material antiadherente adecuado para el horno.

Colocar en un recipiente mediano los huevos con la calabaza, la canela y la vainilla, y batir con unas varillas manuales hasta que quede todo bien integrado. Añadir la sal, los copos de avena, las semillas de chía y de lino y las almendras. Mezclar con una espátula o legüeta y añadir al final las pasas u otra fruta seca más grande picada.

Combinar bien para tener una masa homogénea y formar galletas tomando porciones pequeñas con unas cucharillas. Se forman mejor si cogemos la masa con una y usamos la otra, humedecida, para depositar la porción. Con los dedos húmedos podemos al final darles forma más redondeada.

Podríamos también dejar la masa reposar en la nevera unas horas para que enfriara y así formarlas con las manos más fácilmente. No van a crecer en el horno prácticamente nada, así que podemos hacerlas más gorditas si las queremos tiernas por dentro, o más finas si las buscamos algo más crujientes.

Espolvorear con un poco de canela si se desea y hornear durante unos 15-18 minutos, o hasta que se hayan dorado al gusto. Esperar un poco y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Recuerda que si quieres lidiar con este tipo de problemas, lo mejor es que acudas a tu psicólogo de confianza. Estos fueron algunos desayunos dietéticos para calmar el estrés.

Artículos Relacionados